Macho es el que probó y volvió

Confirmado: los homofóbicos tienen vértigo en la cola

Las imágenes lo dicen todo.
Las imágenes lo dicen todo.

Tras una ardua investigación, científicos comprobaron lo que algunos ya se sospechaba: los homofóbicos, en el fondo, son homosexuales en potencia que no se han permitido salir del closet. En definitiva, unos reprimidos.

Se sabe que el punto G del hombre se encuentra en la zona anal y, aunque todos manejan esa información, muchos se resisten a entregarse al placer por miedo a dudar de su sexualidad.  

El “punto G” masculino es la zona de erotismo superior en lo que se refiere al orgasmo propiamente dicho. Su simple fricción lleva al varón a un éxtasis casi imposible de expresar. Sin embargo, muchos hombres aún se resisten a la idea de descubrir esa almendrita maravillosa. Temen que la exploración los lleve a la curiosidad de desviar su sexualidad. Es un mito, una falsa creencia popular.

Tal vez cuando empiezan a comprender que no son homosexuales por explorar la zona anal, que la homosexualidad tiene otras características, entonces se lamenten el tiempo perdido.

Es que su profundo rechazo a los gays, les impide disfrutar de los placeres de la vida, sin embargo, los científicos lo comprobaron: en el fondo, tienen vértigo en la cola. A todos les gusta, pero pocos se animan. Pero en especial, los homofóbicos han demostrado, tras investigaciones empíricas, que la atracción hacia los hombres existe.

Lectores: 35582

Comentarios